Urgencia oftalmológica: el hifema o sangre en el interior del ojo. Qué hay que hacer si mi perro tiene sangre en el ojo

 

hifema en un perro de raza chihuahua

 

El HIFEMA o hipema se define como una colección de sangre en la cámara anterior del ojo. Puede tener varios orígenes pero hoy me voy a centrar en la causa traumática.

En nuestros animales domésticos, las causas más frecuentes son: atropellos, disparos, mordeduras y objetos extraños penetrantes. También puede estar producido por tumores intraoculares. Se da por lo tanto más en animales jóvenes, de exterior y de trabajo, aunque ningún animal está exento de riesgo. En otro post hablo sobre los cuerpos extraños corneales.

¿Qué aspecto tiene el hifema?

El hifema o hipema se ve como una masa roja dentro del ojo, concretamente en la cámara anterior. Esto significa desde el iris hasta la córnea. Se clasifica en grados, del I al IV en función de su gravedad. El grado uno es el más leve, que ocupa menos de un tercio de la cámara anterior, y el grado IV es el más grave, ocupando toda la cámara anterior. También hay que diferenciar si es activo o inactivo, difuso, localizado, mixto etcétera. Esta descripción del hifema se hace a través de un examen oftalmológico completo y es muy importante para decidir el tratamiento y valorar si la evolución es favorable o no.

¿Qué conducta hay que seguir cuando hay hifema?

Lo primero y más importante: el hifema es una urgencia oftalmológica y requiere una valoración hecha por un oftalmológo/a lo antes posible.

Si se ha producido por un accidente o traumatismo, primero hay que valorar los otros órganos y sistemas vitales para priorizar la atención de urgencias y estabilizar al animal con el mínimo estrés. Una vez sepamos si tiene daños internos o de gravedad, evaluaremos el globo ocular.

Como mínimo, el examen tiene que incluir una medida de la presión intraocular (PIO), una valoración de la visión, un examen con lámpara de hendidura y un test de fluoresceína. A veces el paciente está muy dolorido y vamos a tener que aplicar anestésico local. En otras ocasiones es necesario la sedación completa para poder explorar bien el ojo, por eso es muy importante saber el estado general del animal.

Si el hifema es total y difuso puede imposibilitar la visualización de las estructuras intraoculares. En estos casos, puede ser necesario una ecografía ocular.

La ecografía permite ver el globo ocular por dentro y ver si hay luxación o subluxación de cristalino, si hay hemovítreo y en algunos casos si hay rotura escleral.

Tratamiento del hifema

El tratamiento depende de su gravedad y de si hay otros órganos afectados. Y se irán tomando decisiones y haciendo cambios en función de su evolución también, ya que puede existir resangrado, presión intraocular elevada, úlcera corneal etc.

Como norma general, las medidas a adoptar son:

  • reposo
  • arnés en lugar de collar
  • comida blanda y un poco elevada
  • evitar el uso de antiinflamatorios no esteroideos

El tratamiento del globo ocular depende de la evaluación oftalmológica que hayamos hecho previamente, pero en general:

  • lubricación para evitar exposición y sequedad de la superficie ocular
  • antibióticos de amplio espectro en colirio
  • control estrecho de la visión y de la presión intraocular

En caso que haya factores que complican el pronóstico, como resangrado, rotura escleral o presión intraocular elevada de forma sostenida puede estar recomendado un tratamiento quirúrgico o la inyección de fármacos intraoculares.

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0
Categorías: