Herpes felino: qué sabemos de él?

Herpesvirus felino tipo 1 (FHV-1)

gata blanca y gris con herpes en el ojo izquierdo
gata con herpes

Los gatos son fascinantes. Sus enfermedades también, hablo como propietaria de gatos y veterinaria. El herpesvirus, por ejemplo, afecta a multitud de gatos, frecuentemente en colectividades. Esto significa que pueden ser tanto gatos en colonias, como gatos de criador. Yo he visto casos de gatos afectados de la calle, de pedigree selecto, o gatos de interior.

No pasa nada, esto solo indica que este virus, el herpes felino, está en todas partes y en un momento dado cualquier gato puede ser susceptible. Además, sabe pasar desapercibido, a veces incluso durante años. Veamos esto.

Signos clínicos del herpes felino

Puede producir signos clínicos oculares, respiratorios y también cutáneos. Fácilmente podemos pensar que es una conjuntivitis, que se ha hecho una herida en la córnea o que se ha rascado la piel. En gatitos a menudo dará síntomas de resfriado y conjuntivitis. Pero cuidado, el herpes felino puede estar detrás.

gato con costras y erosiones en la córnea
gato con blefaritis herpética

Una vez el gato está infectado pueden pasar varias cosas: que elimine la infección en pocos días, que le deje secuelas o que quede portador.

Gato portador de herpes

De hecho, se estima que el 80% de los gatos pueden tener herpes como portadores, y de estos, un 50% en algún momento de su vida desarrollarán signos.

Esta reactivación puede ser por estrés (mudanzas, nuevos animales…), enfermedades que bajen las defensas, o porque sí. En estos casos veremos gatos con conjuntivitis, lagrimeo, ojos llorosos, úlceras corneales espontáneas que tardan en curar, dermatitis…

Secuelas del herpes en el gato

Otra posibilidad son las secuelas: el herpes hace que los tejidos se adhieran entre sí, formando opacidades en la córnea, lagrimeo, pérdida de movilidad del párpado etc.

gato blanco con depósitos corneales rojos y edema corneal, típico de queratitis eosinofílica
queratitis eosinofílica en un gato

También se ha relacionado con sequedad ocular, secuestro corneal felino, y queratitis eosinofílica entre otros.

Diagnóstico del herpes felino

El diagnóstico del herpes felino no es fácil. Lo he comentado antes, muchos gatos han estado en contacto, y otros son portadores asintomáticos.

Las pruebas que detectan ADN del herpes son de interpretación compleja, ya que pueden pasar varias cosas: que un gato tenga adn del virus pero su enfermedad no esté causada en este momento por el virus, o que dé negativo porque el virus esté inactivo y arrinconado en su ganglio nervioso.

En la mayoría de casos, la experiencia del veterinario oftalmólogo y su ojo clínico es lo más útil. Algunos veterinarios del Reino Unido cada vez hacen menos tests y se fían más de los signos del animal para tratar la enfermedad. Por eso es tan importante conocer el herpesvirus. De hecho en la clínica hacemos tests en casos concretos y NO en todos los casos. Si hago la prueba es porque estoy segura que me podré fiar del resultado.

Tratamiento del herpes del gato

El herpes felino, como es tan complejo, su tratamiento tampoco es sencillo. Depende de si estamos en fase latente o fase de viremia, si es un adulto con brotes leves periódicos o si es un gatito de la calle.

En general, deberemos tratar las infecciones secundarias que se puedan dar, tratar los signos asociados, como ojo seco, úlcera corneal etc y, en medida de lo posible, atacar al virus.

Para ello hay varios fármacos disponibles en el mercado, pero hay que tener en cuenta que ninguno es específico del gato, son medicamentos de medicina humana. Además, los productos locales contra virus no son virucidas sino virostáticos, por lo que si se aplican de forma local tiene que ser con alta frecuencia.

Últimamente hay estudios prometedores con probióticos y antivíricos sistémicos, en VetVisió es el tratamiento que nos da mejor resultado y es el que aplicamos en la actualidad.

Consejo final

Cuidado! esto no lo he comentado antes, pero el herpesvirus felino se trata de una enfermedad que afecta a los gatos. Nuestro gato no nos la puede transmitir ni a nosotros ni a los perros.

Sí puede ser contagiosa entre gato y gato, pero también va a depender del sistema inmunitario, las defensas, de cada gato.

Como has visto, es una enfermedad compleja (como casi todo lo que rodea a los gatos) que puede dejar secuelas, y algunos gatos tienen brotes de vez en cuando y a veces no sospechamos de herpes.

Consulta a tu oftalmólogo/a de confianza. Si lo necesitas, nos puedes pedir cita rellenando el formulario, por teléfono o por email.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0
Categorías: