Epífora en el perro y gato

pastor suizo blanco con epífora en un ojo
epífora o lagrimeo en un ojo

¿Qué es la epífora?

Antes que nada es necesario responder a la pregunta: ¿qué es la epífora? La epífora es un lagrimeo excesivo, un ojo lloroso o que lagrimea  de forma crónica, que vamos a ver en nuestras mascotas como un reguero húmedo y a menudo de color marrón u óxido en la zona del “lagrimal”. Es un motivo muy frecuente de visita al veterinario, sobretodo en perros de color blanco, razas pequeñas tipo Bichon Maltés o Yorkshire Terrier y razas braquicefálicas, como el Bulldog francés, el bulldog inglés, carlino, bóxer etc.

Muchas veces la gente viene para operar al perro, o porque quiere unas toallitas o un remedio casero o milagroso para el lagrimeo. Normalmente la frase que me encuentro es: mi perro tiene le lagrimal obstruido, porque le ven el ojo que lagrimea o el ojo lloroso. En este artículo voy a explicar qué causas tiene este lagrimeo excesivo, y veremos que tiene muchas y que hay que hacer un examen exhaustivo para diagnosticar correctamente. Si lo que estás buscando es una solución fácil que sirva igual para todos los casos, no sigas leyendo. La epifora es un problema complejo  como ahora veremos.

Cuál es la primera prueba que debemos hacer en estos casos?

Si observamos un ojo que lagrimea más de lo normal, lo primero es realizar un test de Schirmer. Unas tiras de papel absorbente para saber si la mascota produce mayor cantidad de lágrima o por lo contrario produce una cantidad normal. Este paso es muy importante porque nos va a diferenciar si hay un lagrimeo excesivo por irritación, o si el problema más bien es que la lágrima no se drena con normalidad.

Si observamos que el perro tiene un Schirmer más alto de lo normal, tendremos que observar también si tiene el ojo cerrado por dolor, rojo etc. Ya que todo esto puede hace que el ojo de nuestro perro lagrimee más de lo normal. Todas estas causas pueden producir epifora y debemos investigarlas:

  • Distiquiasis
  • Cilios ectópicos
  • Conjuntivitis alérgica
  • Blefaritis
  • Úlcera corneal
  • Uveítis
  • Glaucoma
  • Triquiasis de la carúncula…

Hay que descartar cada una de estas causas y tratar la causante del lagrimeo, si es el caso.

lagrimeo marrón bilateral en un bichon maltés
lagrimeo grave en un bichon maltés

¿Y qué pasa si el Schirmer es normal?

Pues entonces hay que explorar para buscar alguna deformidad o malformación de los párpados y tratarla si existe. Podemos encontrar:

  • Entropión
  • Triquiasis de la carúncula
  • Parálisis del nervio facial

Si no hay malformaciones en los párpados, hay que buscar si el conducto lacrimal está obstruido, si no está bien formado o en su sitio, si tiene cuerpos extraños etc.

Por último, si el punto lacrimal parece estar bien, habría que realizar un test de Jones, un lavado del conducto o incluso un TAC o una Resonancia magnética.

Como ves, llegar a saber por qué a tu perro o gato le lagrimean los ojos es un trabajo laborioso, exigente y en ocasiones nada sencillo. Puede ser necesario realizar varias pruebas, algunas complejas. Y su tratamiento puede ser complejo también dependiendo de la causa.

Mi consejo final es: viendo todo el trabajo de diagnósticos diferenciales y exploraciones oftalmológicas que hay detrás de este signo tan corriente, huye de las toallitas o líquidos “mágicos”. En estos casos no se ha buscado ni identificado la causa por lo que puede no resultar eficaz e incluso contraproducente.

Si te ha gustado, comparte este post. Y si tienes alguna pregunta déjame un comentario y te contesto!

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0
Categorías: